Etiquetas

Pensamiento 44

El instante más importante de la vida es el último segundo antes de morir. Puedes insultar, maldecir, gritar de dolor o jadear, lo importante es que, diciendo adiós a lo que has sido, no se vislumbre ni siquiera la sombra de un espanto.