Etiquetas

nebbia11

Cultivo en mi pecho, con atención constante y obstinada, la reliquia de una lejana metamorfosis que se ha convertido ya en deseo, esperanza, ilusión, pesar, sin transmutar nunca en certeza. Pero yo, tenaz, continuo a nutrirla con un derrame incesante que me transforma en un exánime supérstite.