Poesia

cicogna7

CIGüEÑA

Gridos ásperos

de cigüeñas degolladas

envueltas en la inconsciencia

eliminadas ya muertas.

Un hálito de piedad

y ya de regreso

de una meta

jamás alcanzada,

ni siquiera rozada.

Plumas

heridas y manchadas

de sangre no pedida

llamada solamente

para pagar con la vida

sin nunca haber nacido.

Frutos

de un temblor

que queremos que vuelvan

a nutrir las raíces.

Son únicamente

la simbiosis generadora

de una fórmula química

tirada en el wáter

con el estiercol

de los vivos.

La imagen

de nuestra vejez

que no queremos

ver.

Mirando desde el puente

las veo innumerables

diciendo en silencio

que nos agradecen.

Sensaciones

vuoto3.jpg

La última esperanza se está yendo y yo, con el orgullo de los sobrevividos, veo que la desilusión se infiltra en todas las cosas pero no pido ayuda.

Introspección

delusione16.jpg

Aunque si ser conscientes no ofrece ninguna ventaja, cualquier cosa nos ocurra, aún la más común e insignificante, contribuye a cambiar nuestro estado de ánimo. Asumir una actitud optimista o pesimista para enfrentar un evento no cambia lo que deberá ser el resultado psicológico final.

Introspección

introspezione4.JPG

La introspección, como la energía y el sentimiento, es una de las conquistas que nos ha enriquecido más de cualquier otra y que, más de cualquier otra, está desapareciendo progresivamente de nuestro bagaje cultural.

A diferencia de lo que muchas personas creen no pienso que su deterioramiento derive principalmente de la influencia de la tecnología que es sólo la expresión moderna de una especie de dependencia desviante como lo han sido en el pasado las religiones, las ideologías o las supersticiones. Sin dudas, la tecnología ha sido utilizada a menudo para adormecer y homogeneizar ideas y sentimientos y por ello puede ser considerada cómplice de un conformismo muy vasto, pero en verdad ha sido la muerte de la ética causada por la victoria del dios dinero que ha contribuido de manera decisiva a evitar el pensamiento.

Hoy la introspección para muchas personas se ha transformado en un juez al que no se puede y no se quiere dar lugar porque nos conduce a la conciencia. En en el mundo en el que vivimos todo debe ser bello, sin culpas para nadie y por tanto sereno y feliz, pero la conciencia rechaza esta forma de interpretar la vida porque sus reflexiones, siempre despiadadas e indiscutibles, inevitablemente llevan a la verdad. Una verdad inconfesable también y sobre todo para nosotros mismos y por consiguiente hacemos de todo para que no venga a la luz. Evitando la introspección neutralizamos también los efectos de la conciencia y nos convencemos de poder vivr una existencia más serena. En realidad nos regalamos una vida llena de inconscientes sentidos de culpa que, sin revelarse, nos tormentan.

Pensamiento

maska6

La estandarización casi total inevitablemente nivela nuestra existencia y nuestras ambiciones según los criterios de lo que nos rodea.

Pensamiento

corre1.jpg

¿Y si empezásemos a correr? Son muchos años que estamos detenidos y que nuestra inmovilidad se está acentuando como una parálisis progresiva que nos oprime y de la que no logramos liberarnos sino que por períodos demasiado breves.

Al menos para el impulso inicial nos falta un motivo. ¿Y si nos inventásemos una meta?

Pensamiento

vecchio32.jpg

Muy seguido las personas ancianas vienen excluidas de la vida activa de la sociedad y una parte de la opinión pública, hipócritamente, se sorprende. En realidad no es extraño que los ancianos sean marginados. Los vemos como el borrador de nosotros mismos, lo que nunca quisiéramos ser y por tanto para nada agradable. Y aunque si son nuestra imagen de un mañana, filtrada y reflejada por el espejo del tiempo, este hecho no tiene ninguna importancia porque no amamos identificarnos en lo que seremos si ello representa decadencia. Ésta también es una de las demostraciones que la decadencia existe en nosotros mucho antes que se manifieste físicamente.

Poesia

uomo e donna110.jpg

EN EL CAMPO

En el cuartel desierto

espacios vacíos

se intercalan respectivamente

y sucediéndose con monótona intermitencia

lanzan apariencias de fulgores

rarefactos

a las sombras que siguen

pávidas y miedosas

cuando encuentran

apuntes de futuro

entre los latidos

agonizantes

de los días pasados.

Y tú

sin entender

dejas que los residuos

de un último pétalo cansado

se depositen

en mi mirada exhausta.

Reir, reir, reir.

Reir de nosotros,

de ustedes, de todo

y de nada,

como si el tiempo

no hubiese transcurrido.

Como si nos encontráramos

todavía allá,

en el campo

con el herbaje alto

que ondulando feliz

sigue protegiendo

un instante lejano

sin saber

que ha muerto.

Pensamiento

sole15

Cuando un amigo se va, con él se va también una rayo del sol que ha traído.

Sensaciones

uomoedonna85.jpg

Una palpitación encantada: es así que sin rumor te dejas mecer por los latidos de mi corazón.