Etiquetas

bella2.jpg

¿Y si un día nos diésemos cuenta que nuestras facciones son horripilantes? No ocurrirá nunca porque somos nosotros mismos que establecemos los cánones de todas las “bellezas” que nos circundan, incluida la nuestra.