Etiquetas

tradire1.jpg

Sólo cuando se ha perdido la felicidad, se adquiere conciencia de haberla poseída.