Etiquetas

universo24.jpg

Entre la nada y un universo estático no existe ninguna diferencia, pero es suficiente que el más pequeño de los planetas se mueva mínimamente para modificar su esencia. Y es así que la nada puede transformarse en el todo y viceversa.