Etiquetas

pioggi5

El fragor de un trueno.
Luego, sólo el corazón indicaba los latidos del silencio.