Etiquetas

Pensamiento 36

La vulgaridad y la falta de buen gusto se han hecho tan habituales que, si enmascaradas con una cierta habilidad, pueden ser cambiadas fácilmente por obras de arte.