Etiquetas

Aforismo 42

En la satisfacción de las propias necesidades fisiológicas, la premisa indispensable para poder llevar una vida ascética materialmente incondicional.