Etiquetas

Pensamiento 52

Y así, queridas celulitas, por una estúpida ley biológica, estamos volviendo hacia atrás. Existe sólo un medio para detener el regreso; ¿o lo acelera?