Etiquetas

rizzo_roberto

La violencia nunca es un fruto; siempre y sólo una semilla.