Etiquetas

generazione

La vida es irremediable e ineluctablemente dispensadora de muerte y no podría ser de otra manera, puesto que, aunque si debiera imperceptiblemente alejarse de esta lógica, sería irrevocablemente su víctima.