Etiquetas

Pensamiento 71

Y ahora que el nuevo año abrirá la puerta del presente, el viejo se irá al mundo de los recuerdos, donde cada tanto también nosotros volamos para añorar una flor o acariciar una lágrima.