Etiquetas

schiavo12

Si las personas se pudiesen cambiar con la misma facilidad con la que se cambia un vestido, existiría sólo el problema del precio, pero, en este caso, tratándose de un precio afectivo o moral, sería siempre demasiado caro.