Etiquetas

Si no tuviese la ilusión de una esperanza, la palabra “fin”, la verdadera, la diría hoy sin ningún remordimiento. Pero tal vez en este caso tendría la esperanza de una ilusión.
Y empezaría de nuevo.