Etiquetas

dadi

Nunca se tiene la certeza absoluta que las propias decisiones sean las justas y no podría ser de otra manera ya que es sólo la casualidad que nos sugiere, en la mejor de las hipótesis, el error menor.