Etiquetas

Pensamiento 47

Y si un día lejano, mirando el cielo, entre una franja de nubes, te parecerá ver mis ojos o el perfil de mi rostro que te sonríe, no te asombres.
Es sólo un pensamiento mío que ha llegado tarde.