Etiquetas

roberto rizzo pensamiento

La arquitectura del tiempo, en el iris del propio epitafio, busca el vuelo del alma perdida en el laberinto de un guardián imperial que, desde siempre en el umbral, se obstina en vigilar.