Etiquetas

uomo e donna135

ESPIRAL

Ha llegado el día

de contar la piel cambiada

unir los estratos

en un mazo único

ordenados con atención

y hacer la suma

sin distracción.

Sin exceso di orgullo.
Inútil.

Me nutro con caracoles vacíos

dentro el pico de un pelicán.

Para mis ruedas

es muy difícil

subir hasta la cima.
Me siento comprimido

en carriles en bajada.

Los pies sobre una columna

con la base de arcilla

oscura, temerosa y lejana

me dan miedo.

Sin embargo, tú me miras

mientras esperas

la manta caliente

de la clueca sin huevos.

Nos miramos

dando importancia

a nuestros silencios.

Palabras secretas

que nunca nos dijimos

que has escuchado

que he pronunciado.

No me digas que las has entendido.

Enciérrate en la esfera

de una bombilla apagada

déjate ilusionar

del silencio que me ayuda.

No puedo decirte

que cuando siento el desierto

quisiera ser una camello descalzo

ir al polo para morir

sin que tú lo sepas.

O abrazar el fondo

de una pata de elefante

mientras pisa la arena.

En cambio mi pincho sólo

con una aguja

que no me quita el dolor.

Me adormezco

contra un radiador frío

sin tubos

que se está hundiendo

en un mar de orina

verde

como una vez cuando era niño.

Y un océano sin peces

sin montañas

sin cielos

sin tapas, sin libros

sin escaleras, sin pernios.

Me miro la mano.

Las venas se han engrosado

pero he perdido la cuenta

otra vez.

Comienzo de nuevo

desde el principio.