Etiquetas

donna408

A veces te siento cerca de mí y me susurras palabras seductoras.

A veces te vistes como un hada madrina para regalarme serenidad y olvido.

Algunas veces te he llamado para que tu presencia aliviase para siempre mi dolor.

¡Cómo es absurda la pretensión de anticipar lo inevitable!